martes, 9 de agosto de 2011

LOS WESTERNS DE JEFF BRIDGES


A las dos imágenes les separan 38 años. Con muy pocas semanas de diferencia estarán a la venta el primer y el último western de Jeff Bridges. A finales de julio apareció "Pistoleros en el infierno" (1972), otra de las muchas joyas del catálogo Paramount que está rescatando Impulso, se trata de un western desmitificador y revisionista que supuso el debút como realizador de Robert Benton después de alcanzar una cierta notoriedad al firmar los guiones de "Bonnie y Clyde", "El día de los tramposos" y "¿Qué me pasa, doctor?". Acompañando a un joven Bridges se encuentran Barry Brown, un joven actor de su misma generación que no gozó de la misma suerte y que terminó suicidándose a los 27 años, Jim Davis, el que fuera el patriarca de "Dallas", John Savage, un actor que tampoco alcanzó el nivel que muchos auguraron después de descubrirle en "El cazador", Geoffrey Lewis, un imprescindible en el cine de Clint Eastwood, Ed Lauter, un secundario de rostro inconfundible, y David Huddleston, el millonario Sr. Lebowski de las película de los Coen. Una joya incomprendida en su día que no ha hecho más que crecer con los años y que incomprensiblemente permanecía inédita en DVD.
De "Valor de ley" (2010) poco cabe decir porque su estreno está muy reciente y ha sido un éxito inesperado y sin precedentes para un western que además tiene la dificil misión de estar a la altura del original protagonizado por John Wayne a finales de los 60 y por el cual ganó su único Oscar. El remake de los hermanos Coen es más fiel al espíritu del libro de Charles Portis y consigue unas mejores interpretaciones de todo su plantel de actores. Al inmenso Bridges en esta ocasión le acompañan Matt Damon, Josh Brolin, Barry Pepper y una jovencita actriz de 14 años a tener muy en cuenta, Hailee Steinfeld. "Valor de ley" será editada por Paramount el próximo 24 de agosto.
Entre medias de ambos Jeff Bridges intervino en otros 2 westerns, "La puerta del cielo" (1980), cuya versión de 219 minutos sigue inédita, la que se encuentra en el mercado tiene 70 minutos menos de metraje, y en "Wild Bill" (1995), desigual trabajo de un Walter Hill en plena decadencia.