martes, 23 de junio de 2009

ESCENAS INOLVIDABLES: TIDELAND

"Tideland" es un film inclasificable, provoca sensaciones contrarias: admiración u odio. La escena que nos ocupa levantó ampollas y fue lo más criticado del conjunto. En "Tideland" Jeff Bridges es Noah, una estrella de rock en horas bajas con una adicción preocupante a la heroína, y es su propia hija de 9 años Jeliza-Rose (Jodelle Ferland) quien le prepara las dósis de caballo. El breve papel de Jeff Bridges - muere los 20 minutos de comenzar el film - deja sin embargo un rastro (hedor) duradero. Una escena inolvidable, para bien o para mal.

(Jeliza-Rose está preparando la jeringuilla con la que va a inyectarse su padre)
Noah: ¿No me estás bajando la dósis, verdad cariño?.
Jeliza-Rose: No, no te preocupes.
N: (Se enciende un cigarrillo) Ahora papá se irá de vacaciones.
J-R: No por mucho tiempo esta vez, papá.
N: No, serán unas cortas vacaciones. Papá solo se va por un tiempo al lugar donde se hacen los sueños. (Se aprieta una goma al brazo y da unos ligeros golpecitos para encontrar la vena). Listo.
J-R: (Le da la jeringuilla).
N: Gracias cariño. Papá va a ir a dar un paseo por la lejana orilla subterranea, donde se esparcen los sueños y esperanzas. (Se inyecta la dósis y le devuelve la jeringuilla a su hija) Sí, los veo... reliquias de tiempos antiguos, tumbas solitarias que se erigen por la melancolica tierra de las mareas. (Cae su brazo con el cigarro).
J-R: (Le sostiene el brazo, le quita el cigarro , lo apaga en el cenicero, observa a su padre inmerso en su particular "viaje" y suspira).

1 comentario:

Pabela dijo...

Kasker, fenomenal blog te has mandado!, gracias por darlo a conocer. Realmente Jeff es un actor que me merece el mayor de los respetos y es cierto que no es tan valorado como otros que no le llegan a los talones.
Gracias por pasar por Butacas y como no tienes apartado de seguidores te linkearé para mantenerme al tanto!
Un gusto conocerte.